favicon witei

Acciones de comunicación que puedes aplicar a tu negocio

Mujer sonriendo mientras visualiza su móvil. Aparecen varios iconos simulando las acciones que puede estar desempeñando la persona

¿Quieres aumentar la rentabilidad de tu negocio en un 30%? Este es el beneficio que conseguirás si implementas en tu empresa acciones de comunicación efectivas.

En un mercado saturado como el actual, el consumidor recibe constantemente información promocional de productos y servicios que hace difícil que las marcas sobresalgan. En concreto, cada día, un ciudadano está expuesto a unos 6.000 impactos publicitarios. ¿Y sabrías decir cuántos son finalmente procesados por el público? ¡Solo 18! Por tanto, la clave para conectar con tu target y conseguir atraer su atención no está tanto en la cantidad, como en la calidad de tu plan de marketing. ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de diseñar tus acciones de comunicación? 

Fases para establecer acciones de comunicación en tu negocio

Como parte de la planificación estratégica de cualquier empresa, la comunicación no puede ser fruto de la improvisación. Todo lo contrario; debes establecer un proceso de evaluación, ejecución y revisión que incluya las siguientes fases. 

WIT - TOFU - Guía de Marketing Digital para pymes - CTA Text

Análisis: ¿Cuál es tu situación actual?

Lo primero que debes llevar a cabo es un estudio del estado de tu empresa a nivel de marketing y comunicación. En este sentido, te puede ser de gran utilidad realizar un análisis DAFO, con las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades de tu negocio. Por ejemplo, puedes valorar cuál es el grado de conocimiento de tu marca, qué medios estás empleando para darla a conocer, la opinión que tiene el consumidor de la misma, si es un buen momento para iniciar una campaña de marketing en redes sociales o si precisas reforzar otros canales de comunicación más directos, como el mailing. 

Planificación: ¿Qué objetivos quieres conseguir? 

Una vez que has determinado dónde estás, el siguiente paso es decidir hacia dónde quieres dirigirte en materia de comunicación, es decir, cuáles son los objetivos generales y específicos que deseas alcanzar, ya sea mejorar la reputación de la marca, aumentar el engagement en redes sociales, dar a conocer un nuevo producto o incrementar las conversiones de los leads en clientes, por ejemplo. 

Eso sí, procura que tus objetivos sean SMART: específicos, medibles, adaptables, realistas y con plazos temporales concretos. Esto significa que, en lugar de plasmar como meta una mayor tasa de conversión, es más efectivo que establezcas un parámetro más detallado, como un aumento del 5% en seis meses, por ejemplo. 

Desarrollo: ¿Cómo vas a lograr estas metas? 

Definido el itinerario, ahora llega el turno de decidir en qué vehículo vas a viajar del punto A al B. Se trata de que concretes qué medidas vas a implementar para conseguir los objetivos marcados. ¿Cómo puedes lograrlo? La estrategia CAME es una herramienta que te permitirá convertir las metas en soluciones específicas y ejecutables. 

Acción: ¿Qué medidas debes poner en marcha? 

Para que el paso de la teoría a la práctica sea un éxito, es importante que tengas en cuenta diferentes aspectos: 

  • El público objetivo al que vas a dirigirte, para adaptar tanto las acciones de comunicación como el estilo y enfoque de las mismas. No puedes usar la misma vía, ni el mismo lenguaje para llegar a un público anciano que para conectar con un target joven, por ejemplo. 
  • Las acciones de comunicación y marketing concretas que vas a activar: posicionamiento SEO, publicidad SEM, anuncios en medios de comunicación, campañas de SMS, refuerzo de contenidos en redes sociales…
  • Los recursos que necesitas para poner en marcha estas medidas, tanto a nivel de presupuesto disponible, como de medios materiales (software, instalaciones, conexión a internet…). 
  • Las personas que se van a hacer responsables de cada iniciativa, ya sean miembros de tu empresa o profesionales externos, especificando las tareas de forma detallada. 
  • El calendario de actuación con los hitos y plazos finales de todas y cada una de las acciones. 

Control: ¿Cómo vas a evaluar el grado de éxito de tu estrategia? 

Todo proceso empresarial estaría incompleto sin una fase final de seguimiento y evaluación. Por tanto, no te olvides de determinar los indicadores que vas a utilizar para monitorizar el impacto de las acciones de comunicación, de analizar las estadísticas que obtengas sobre el rendimiento de las medidas adoptadas y, en su caso, de aplicar medidas correctoras que te permitan perfeccionar tu impacto en tu audiencia. Por ejemplo, puedes obtener datos sobre la actividad en redes sociales, consultar visitas a la web a partir de una campaña SEM o analizar las estadísticas a través de tu software de gestión de clientes

De objetivos a acciones

Uno de los momentos clave del plan de comunicación es la ejecución de un plan de acción para cumplir los objetivos que te hayas marcado. Esto se debe a que, según la meta planteada, serán más idóneas unas medidas que otras. En este sentido, te proponemos algunas ideas de acciones de comunicación que responden a los objetivos más habituales: 

  • Conseguir mayor reputación. Una meta que te puedes haber marcado es potenciar la imagen de marca de tu negocio, es decir, que sea percibido como una empresa sólida y fiable. ¿Qué puedes hacer en este caso? Los medios de comunicación siguen siendo el mejor canal para lograr este objetivo. Una entrevista en la radio o una noticia en un periódico son grandes logros reputacionales. Aunque puedes recurrir a fórmulas de pago, como espacios patrocinados o publirreportajes, también es posible disponer de un espacio en los medios mediante el envío de notas de prensa o comunicados sobre novedades o hitos alcanzados por tu negocio.  
  • Atraer nuevos leads. Una estrategia de ventas en la actualidad no puede basarse solo en la promoción de tus productos y servicios. Los consumidores de hoy día rechazan las marcas que se limitan a un interés puramente mercantilista y prefieren firmas que les aporten valor. De hecho, el 85% de los ciudadanos demanda a las empresas que usen su poder para educar e informar. De ahí el éxito que están teniendo en los últimos tiempos las acciones de comunicación dirigidas a ofrecer contenidos de interés al público objetivo. ¿Quieres conseguir nuevos clientes para tu negocio? Organiza eventos digitales o crea podcasts sobre temáticas que puedan resultar atractivas para tu target. Por ejemplo, si tienes una tienda de mascotas, puedes hacer un webinar sobre pautas básicas de obediencia o videotutoriales sobre cuidados de los animales. 
  • Crear comunidad. Para conectar con tu público objetivo, necesitas interactuar, mostrar empatía y hacer que se sienta identificado con la marca. Una de las últimas tendencias para conseguir esta meta son los User Generated Content o contenido generado por los usuarios. Hablamos de organizar un concurso de fotografía de paisajes que los seguidores puedan publicar en Instagram para el caso de una agencia de viajes o proponer un challenge de baile entre los seguidores de TikTok para una academia de danza, todo con sus oportunos hashtags y menciones.   
  • Dar a conocer tu marca. Somos animales de costumbres y tendemos a ser fieles a los productos o servicios que ya conocemos. Esto dificulta que los nuevos negocios consigan acceder a una mayor cuota de mercado, aunque su oferta sea incluso mejor que la existente. Es el “si lo probaran, repetirían” que tantas veces has pensado. Una medida que puede ayudarte es apostar por vídeos de unboxing y haul, donde una persona -ya sea alguien de tu empresa o alguien experto en tu sector- analiza tus productos y servicios, desde abrir el propio embalaje o desgranar el sistema de contratación hasta las funciones y atributos que facilita al consumidor.  
  • Persuadir hacia la compra. Lógicamente, incrementar las conversiones de esos leads en clientes es indispensable para la marcha de cualquier negocio. De nada servirá tener una gran comunidad si sus integrantes no terminan comprando tu producto o servicio. Para persuadir a los consumidores en este sentido puedes aprovechar el poder de convicción que tienen en la actualidad los influencers. Por ejemplo, si tienes una tienda de moda, puedes contactar con una it-girl y acordar una colaboración para que publique fotos en sus redes sociales con prendas de tu marca.    

Otros factores que influyen en la comunicación

A la hora de diseñar estas acciones de comunicación, existen otros parámetros que también debes tener en cuenta para elaborar un mensaje coherente y de alto impacto

  • Marketing Mix. El desarrollo de tu discurso comunicativo debe estar perfectamente alineado con los elementos del marketing mix: producto, precio, distribución y promoción. 
  • Personal. Si quieres que tu plan de comunicación sea óptimo, debes implicar a todo tu equipo, tanto en su planteamiento, como en el desarrollo de las acciones acordadas. ¿Sabías que, según el Barómetro de Confianza de Edelman, cuando los mensajes de una marca son compartidos por los empleados en las redes sociales llegan a un 561% más de personas que cuando el contenido lo publica la propia empresa?
  • Cultura corporativa. Hoy en día, los consumidores se inclinan por un consumo responsable y consciente. De hecho, el 84% de los españoles compra aquellas marcas que comparten sus valores. Por tanto, tu plan de comunicación debe estar alineado con la cultura corporativa y tus iniciativas deben ser un reflejo de tus principios como empresa. Por ejemplo, si eres un negocio sostenible, puedes imprimir tu catálogo en papel reciclado. 

Como ves, las posibilidades a la hora de diseñar las acciones de comunicación son infinitas y variables según cada caso en particular. Estudia tu situación, plantea tus objetivos y pon en marcha iniciativas con efecto wow en tu público objetivo. ¡Haz despegar tus ideas! 

WIT - TOFU - Guía de Marketing Digital - CTA Post

¿Te perdiste nuestro último webinar?

Puedes ver la grabación y aprender nuevos trucos para optimizar tu web:

¿Te ha gustado este artículo?

Entonces déjanos tu correo para enviarte el próximo y ser el primero en leerlo. Nunca más de 1 email a la semana.

Compartir en redes sociales:

Comparte este artículo

¡Sigue aprendiendo!