favicon witei

Productividad Laboral: Cómo calcularla y mejorarla

Hombre apuntando con el dedo un gráfico de crecimiento

¿Alguna vez has sentido que no has aprovechado el día o que tu forma de trabajar no es eficaz/productiva? De la misma manera que ocurre con las personas, ocurre con los negocios.

Leer este artículo no te garantiza el éxito de tu negocio, pero lo que sí está en nuestras manos es asegurarte que con estas tácticas notarás unas mejoras significativas en tus procesos productivos y de trabajo, así como en la satisfacción y productividad laboral de cada uno de tus empleados.

Pero siendo breves ¿Qué es la productividad?

Este concepto define la relación existente entre los recursos humanos y materiales que invierte tu negocio con los resultados que obtiene de los mismos.

Actualmente, todas las empresas se proponen el mismo objetivo: Aumentar la productividad, pero esto no es tan fácil como parece. Por ello, es importante que cada empresa conozca tanto sus puntos débiles como sus puntos fuertes, entre muchos otros factores que te explicaré a continuación.

dibujo de mujer analizando y presentando los resultados positivos de una empresa a sus compañeros.

En este artículo descubrirás cómo calcular la productividad empresarial de forma sencilla y consejos para mejorarla. ¿Te apuntas?

Cálculo de la Productividad

La Productividad empresarial indica la eficiencia que poseen los recursos utilizados para producir bienes y servicios en una empresa, desde empleados e intermediarios hasta materiales y máquinas en un determinado periodo de tiempo.

Por lo tanto deberás alinear la fórmula a tu modelo de negocio y tus objetivos. 

Fórmula Productividad: Producción obtenida / Factores utilizados

También puedes optar por calcular la Productividad empresarial total, en la que valorarás todos los recursos invertidos, junto con los costes incurridos en la producción de tu bien o servicio.

Un valor:

  • superior a 1 supone que los recursos invertidos en la producción son adecuados.
  • inferior a 1 significa que estamos obteniendo menores beneficios respecto a nuestra inversión.

Por ejemplo, imaginemos una empresa constructora que ha conseguido en una semana la venta de 15 terrenos para edificar con un valor de 5.000€ . Los 3 comerciales que trabajan en la constructora constan de un salario semanal de 400 euros. Por otra parte, los costes que han reportado las materias primas y máquinas suponen un coste total de 20 mil euros.

¿Cuál será la productividad semanal de este negocio?

(15 terrenos x 5.000 euros) / ((3 empleados x 400€ de salario) + 20.000€ (costes totales)
75.000 / 32.000 = 2.34

En este caso, el valor obtenido es 2,34; por lo tanto la productividad es positiva.

También podemos calcular la productividad de cada factor productivo de forma aislada. El director de la constructora conoce que los empleados han estado trabajando en dieciséis terrenos alrededor de un mes. Si quisiéramos calcular la productividad de la mano de obra de la constructora por semana puedes seguir el mismo método o realizarlo de la siguiente forma:

Este resultado te indica la cantidad de terrenos en los que han trabajado los empleados de la constructora para su posterior venta en cada semana .Ésta cifra, a diferencia de la anterior, debe ser valorada por la propia empresa para reconocer si es positiva o no.

En el caso de un director de ventas, seguramente estará interesado en conocer la productividad relacionada al número de ventas o la captación de clientes el último mes. Si un comercial ha conseguido 5 clientes en un mes, con un valor total de 1500 euros y su salario es de 1800 , es evidente que no ha sido rentable.

Esto se debe a que la suma de los beneficios es inferior a su salario.

Claves para mejorar la productividad

Si tu negocio funciona adecuadamente ¡enhorabuena!, aunque siempre se puede mejorar ¿no crees? 

Sin embargo, si tu negocio tiene una productividad negativa… ¡No te preocupes, no todo está pérdido! Como ya sabrás, un negocio puede reconocer sus fallos y tomar acciones correctoras para seguir creciendo. 

Por eso mismo, no te pierdas los siguientes consejos que te cuento a continuación para mejorar la productividad de tu negocio:

Analiza tu negocio

Antes de empezar a hacer modificaciones para aumentar tu productividad, debes tener en cuenta la situación que rodea a la empresa, así como sus precedentes y sus previsiones futuras. Responde a las preguntas acerca de: Dónde estamos, qué queremos conseguir y quién somos.

Un análisis empresarial te proporcionará conocimiento sobre la situación externa (Análisis Pestel) e interna de tu empresa (Análisis de las cinco fuerzas de Porter). Algunos ejemplos de los factores que deberías considerar son los siguientes:

Asimismo, aclarar  tus objetivos, valores y público objetivo te permitirá tener una visión más amplia y crítica de tu negocio. A partir de aquí, ¡Ya puedes empezar a instaurar cambios para mejorar tu marca!

Invierte y automatiza tus procesos

En los últimos años, se ha evidenciado el significativo aumento en inversión I+D+i por parte de las empresas. Este hecho no es pura casualidad, la implementación de procesos automáticos ha supuesto un mayor valor a las empresas y un mayor conocimiento del sector y entorno que les rodea.

Te sugiero que antes de realizar cualquier tipo de inversión realices un Análisis Benchmarking. Te permitirá identificar las prácticas y procesos más eficaces que se encuentran en el mercado.

A medida que las innovaciones tecnológicas se han incrementado, la productividad se ha convertido en una mayor preocupación empresarial. Estos inconvenientes se intentan suplir mediante la automatización de procesos. Entre otros factores, estos sistemas permiten reducir el tiempo y la intervención humana en un proceso determinado, lo que conlleva a que lo que anteriormente realizaba un empleado en 3 horas, ahora lo puede realizar una máquina en 10 minutos.

Por ejemplo, imagina que eres una marca de piezas de automóvil variadas. Gracias a un software con un sistema de procesamiento de pedidos automáticos integrado, tendrás información total del stock en tu almacén, que te permitirá un abastecimiento continuo sin necesidad de perder tiempo haciendo llamadas o reuniéndote con el cliente.

Entre otros usos, la automatización de procesos también permite automatizar el proceso manual de facturación, de nóminas de empleados, gestión y administración de clientes y proveedores, etc.

Cuida tus recursos humanos

No es fácil crear un grupo de empleados comprometido y con la capacidad de realizar las tareas de manera efectiva y eficiente. Y mucho menos, si no nos preocupamos por brindarles un clima laboral motivador y satisfactorio.

Ten presente que el factor humano de tu empresa lo conforma el conjunto de tus empleados, a los que debes inculcar los valores y beneficios que tu empresa les aporta.

Además, de sus acciones ante los clientes (sea cara al público o no), dependerá el éxito de la empresa. Por lo tanto, su cuidado y comodidad son fundamentales si queremos que los empleados se conviertan en fans/ employer branding. 

A continuación, te presento brevemente ciertos criterios que deberías aplicar para incentivar a tus empleados:

  • Ofréceles un plan de formación continua.
    • Cursos, seminarios, idiomas, etc.
  • Valora su opinión a la hora de tomar decisiones, tanto dentro como fuera de la organización.
  • Remunérales con una política retributiva justa.
  • Fomenta salidas y planes fuera del entorno laboral.
  • Permite flexibilidad horaria y conciliación familiar.
    • O el teletrabajo si algún empleado lo requiere.
  • Premia sus logros con recompensas tanto monetarias como no monetarias.
    • A través de reconocimientos en la empresa, incentivos lúdicos, pagas extra, etc.

En definitiva, se debe evolucionar y pasar de una perspectiva de gestión meramente operativa de los recursos humanos a una gestión estratégica del capital humano.

“La reputación de su marca, en las manos de su personal descansa.”

Controla los resultados

Por último, pero no menos importante, no sirve de nada conocer la productividad de tu empresa si posteriormente no sabes interpretarla.

Por ello, es necesario que evalúes de forma periódica los resultados que logra tu negocio respecto a tus objetivos. En caso contrario, puedes caer en la tentación de creer que todo lo que estás haciendo está bien y tiene valor.

También, presenta especial importancia controlar los distintos puntos de vuestro Plan de Negocio.

Conclusión

Como hemos visto, conseguir que tu proceso productivo sea eficaz y rentable no es tarea sencilla, pero tampoco imposible.

Un aumento en la productividad conlleva una mejor prestación de tu producto o servicio, que a su vez se traduce en mayor captación de clientes y beneficios para tu negocio.

No olvidemos la importancia que presenta una adecuada estructura organizativa  para lograr estos objetivos. Utiliza herramientas que te permitan poseer información actualizada de tu negocio.

Con el  El CRM de Witei no solo podrás realizar seguimiento de tu negocio y de cada uno de tus empleados de forma gratuita, también ayudará a tus empleados a que sean más productivos gracias a la automatización de embudos de ventas y calendarios dinámicos, entre muchos otros.

Evita el estancamiento productivo y progresa automatizando el trabajo de tus empleados, 

¡No dudes en dar el paso de utilizar un CRM en tu negocio! 

¿Te perdiste nuestro último webinar?

Puedes ver la grabación y aprender nuevos trucos para optimizar tu web:

¿Te ha gustado este artículo?

Entonces déjanos tu correo para enviarte el próximo y ser el primero en leerlo. Nunca más de 1 email a la semana.

Compartir en redes sociales:

Comparte este artículo

¡Sigue aprendiendo!