favicon witei

Claves para pasar una entrevista de trabajo presencial con éxito

Seguro que antes de asistir a una entrevista presencial, te has puesto nervioso, quieres abarcar todo, dar la mejor impresión y el resultado no ha sido el que esperabas, no porque no te contratasen, sino por haber salido de la entrevista con la sensación de haberlo podido hacer mejor. Bien, pues a continuación te hablamos sobre cómo realizar una buena entrevista presencial de trabajo para que ¡la próxima vez lo arrases!

Preparación

La preparación de la entrevista es fundamental. Puede resultar determinante a la hora de destacar sobre el resto, ya que la información es poder y esto te permitirá afinar más tus respuestas, dando la información que precisa el reclutador. 

Investigación

Una buena investigación sobre la empresa, su cultura, el puesto de trabajo y compañeros del equipo te será de gran ayuda.

Lo primero de todo, busca información sobre la empresa. Entra en su página web, ahí encontrarás muchos datos de interés, desde cómo está redactada la información (su forma de comunicarse con sus clientes, formal o informal), a buscar la sección donde hablen de ellos, de su historia, su filosofía y cultura empresarial. Esto te dará la información necesaria para saber por ejemplo cómo comunicarte, si de forma más amigable (siempre recordando que estamos en una entrevista) o más profesional, también te ayudará a escoger la vestimenta para acudir a la entrevista presencial, así como simplemente conocer un poco más sobre la empresa y su historia. 

En cuanto al puesto de trabajo y compañeros, investiga en redes sociales, la mayor parte de las empresas cuentan con perfiles en ellas. Las empresas sobre todo se enfocan en LinkedIn y Facebook. Esta primera te ayudará muchísimo a encontrar a personas que trabajen dentro del equipo de trabajo al que estás postulando para la entrevista, podrás ver la experiencia y las funciones que realizan, sus post publicados, intereses, etc. Podrás hacerte una idea de cómo es el equipo, un equipo joven o no, estructura jerárquica u horizontal, dinámico o no, etc. e incluso puedes aprovechar para interactuar con alguno de los miembros y solicitar más información o consejo. 

Tener todos estos datos te permitirá acudir a la entrevista más seguro y por lo tanto más tranquilo. Esto último parece una nimiedad pero no lo es, estar tranquilo y mostrar seguridad en tus respuestas, transmite mayor confianza y podrás congeniar con el entrevistador. 

Al fin y al cabo somos personas y nos movemos por sensaciones, si el entrevistador está entre dos candidatos que encajan en cultura empresarial, experiencia y requisitos, se decantará por aquel con el que haya sentido mayor “feeling” en la entrevista. 

Ten tu CV estructurado mentalmente

¡Apréndete tu CV de memoria!
Es de vital importancia que tengas una estructura de toda tu trayectoria laboral en mente de cara a la entrevista presencial, que sepas qué experiencias has incluido en el CV para ese puesto de trabajo y cuáles no. Ya que no todas pueden aportar información relevante, por ejemplo no es necesario que incluyas que durante la carrera has trabajado como camarero o socorrista si llevas 10 años trabajando como ingeniero informático. A la empresa le interesará más estos 10 últimos años que esa experiencia laboral que no aporta ya un valor añadido a tu trayectoria laboral. 

Determina un logro conseguido y un problema que tuviste que solventar por cada experiencia laboral, te lo van a preguntar y si no ocurre, estarás aportando información relevante.

Durante la entrevista

Comportamiento y lenguaje corporal

El mejor comportamiento en una entrevista presencial de trabajo es estar relajado, es decir, no estar nervioso. Confía en ti, tu experiencia y aptitudes, en todo lo que tienes que ofrecer a la empresa. Esa actitud te permitirá estar más presente en el momento, atento al entorno y congeniar con el entrevistador. 

Una vez conseguido esto y gracias a la investigación previa sabrás mejor, cómo comportarte en la entrevista y también la actitud del reclutador te dará mucha información. Si te habla de usted o de tu, si te da dos besos o la mano, aunque ahora con el covid esta última situación no aplica, pero podrás ver si te da el codo e intenta tener así una actitud más cercana, o si simplemente te da la bienvenida y te invita a pasar. Si está más serio o sonríe en todo momento… todo esto es información que te ayuda a saber como ir interactuando. 

Cuida tu lenguaje corporal, este dice mucho de nosotros. Siéntate de forma correcta en la silla, gesticula con coherencia, es malo tanto un uso excesivo de las manos al hablar como el inexistente. 

Y sobre todo sonríe. 

Preguntas más comunes

A continuación verás un listado de las 6 preguntas más comunes que aparecen en una entrevista presencial y algunos ejemplos de cómo responderlas.

Háblame de ti

Es el momento de exponer tu trayectoria, empieza por quién eres, estudios relevantes, experiencia laboral y en lo que quieres enfocarte o buscas.

Aquí te ayudará mucho haber estudiado tu CV y tenerlo estructurado mentalmente, estarás tranquilo y no realizarás saltos temporales, lo que te permitirá llevar una guía en el desarrollo de tus argumentos. 

Soy especialista en venta, cuento con 5 años de experiencia en el sector, mis principales responsabilidades son detectar, asesorar y cerrar la venta de los clientes, orientado a la maximización de beneficios de la compañía optimizando la calidad de la atención. El año pasado conseguí aumentar el número de ventas en el mes de marzo gracias a una estrategia que realice para una campaña específica. 

Me interesa esta oportunidad debido a las posibilidades de desarrollo y crecimiento que puedo obtener. 

¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?

Pregunta muy común con respuestas también muy comunes. Por ello, has de responder con sinceridad acompañando tus respuestas de ejemplos y situaciones que te hayan ocurrido. No caigas en los tópicos como “soy muy perfeccionista”. 

Es cierto que lo ideal es darle la vuelta al punto débil y convertirlo no en una virtud pero si en una actitud que puedas revertir e indicar que estás trabajando en ello. 

Esta pregunta también se suele hacer de otras formas como “Si preguntara a tus amigos, ¿Cómo crees que te describirían?” En este caso indica más virtudes que defectos, pero también estos ya que si no obligarás al entrevistador a preguntártelo y si le das la información directamente, denotarás mayor sinceridad. 

Me considero una persona comprometida con su trabajo y con el resto de miembros de mi equipo. Me cuesta hablar en público, es por ello que comencé a trabajar sobre este tema recopilando información y practicando con libros sobre la temática, uno de los que más me ha ayudado fue Charlas TED de Chris Anderson.

¿Expectativas salariales?

Sabemos que es una pregunta incómoda y que es la empresa directamente la que con buena práctica debería de indicar en la oferta la banda salarial que maneja. Pero aquí tienes que ser sincero. Conoce la oferta salarial que hay en el mercado para tu puesto, compararla con tu situación laboral y en base a eso, argumenta cuál sería para ti una buena oferta para el cambio laboral. 

Mis expectativas salariales teniendo en cuenta las funciones y responsabilidad del puesto de trabajo así como mi experiencia salarial, se encuentran entre los 25.000 y los 28.000 euros dependiendo de otro tipo de beneficios con los que cuente la empresa.

¿Dónde te ves dentro de 5 años?

Cuando se realiza esta pregunta en una entrevista presencial, lo que se intenta es conocer tus inquietudes, aspiraciones y proyectos a largo plazo. Habla sobre el desarrollo laboral que te gustaría tener, los nuevos conocimientos que quieres obtener, responsabilidades a conseguir y también enfocarlo en algún aspecto personal, por ejemplo haber viajado a X sitio. Podrás dar mayor información sobre ti. 

En 5 años me veo en una posición de mayor responsabilidad, ya sea a nivel horizontal o vertical y quizás pudiendo liderar un equipo.

Me gustaría estar especializado en X área de mi rama laboral, habiendo adquirido nuevos conocimientos y pudiendo compartirlos con el resto de mis compañeros.

¿Por qué deberíamos de contratarte?

Es el momento de venderte. Recuerda tus mayores cualidades laborales, lo que puede aportar tu experiencia a la empresa y nuevo puesto. Las posibilidades de desarrollo mutuas. 

Si esta pregunta es durante una entrevista grupal, nunca digas ningún comentario negativo sobre el resto de participantes, ni te compares con ellos con el fin de menospreciarlos. 

Cuanto con todos los requisitos de la oferta así como experiencia en el sector que me va a permitir poder adaptarme rápidamente y generar un valor agregado a la posición. Además la cultura de trabajo está muy alineada a mi perfil, lo que considero un valor a tener en cuenta para generar relaciones laborales a largo plazo.

¿Por qué quieres trabajar aquí?

Aquí es donde has de unificar tu experiencia y expectativas de proyección con los puntos fuertes de la empresa que hayas investigado previamente. Por ejemplo, equipos más grandes de trabajo donde puedas adquirir mayores responsabilidades y/o conocimientos. 

Igual que en el punto anterior, no hables mal de tu empresa actual, jefe o compañeros, puede que este no te guste e incluso ser incluso el motivo que te empuje a un cambio pero la entrevista no es el lugar donde indicarlo. 

Me gustaría poder formar parte del desarrollo de todo el proceso de trabajo, cosa que actualmente no estoy realizando y considero que puedo aportar ideas positivas y también me permitirá seguir creciendo profesionalmente.

¡Pregunta!

Normalmente, suelen indicar si tienes alguna pregunta, si no, encuentra el momento para realizarla. Podrás resolver todas las dudas que tengas, además de demostrar interés por el puesto y la empresa.

Tienes que tener en cuenta con quién estás realizando la entrevista, por ejemplo si estás con la persona de selección y te dice que la siguiente fase es con el líder de equipo, será esa segunda persona a quien dirigir tus preguntas más técnicas o específicas del puesto de trabajo.

¿Cómo es el equipo de trabajo?

¿Por cuántas personas está compuesto? ¿Todos los miembros del equipo desarrollan las mismas funciones o está segmentado?

¿Cuándo está prevista la incorporación?

¿Cómo es un día normal en este puesto de trabajo?

Esperando feedback

Lo ideal siempre es que la persona que lleve el proceso de selección te indique al finalizar la entrevista cuánto tiempo aproximadamente tardará en contactar contigo para darte noticias al respecto. Normalmente suele ser a las dos semanas. Pero si esto no ocurre, no dudes en enviar un email preguntando sobre el proceso de selección con una buena redacción de este, con tono comprensivo y dejando la intención de si aun así hubiese surgido cualquier duda, vuelvan a contactar contigo. 

En caso de no superar el proceso de selección, si el reclutador no te lo indica, es bueno que solicites feedback por su parte para poder seguir trabajando en futuros procesos.

¿Ya conocías estos consejos? Si no es así, te animamos a ponerlos en práctica y nos cuentes qué tal ha ido. 

Si te gusta lo que has leído y crees en los valores que difundimos, así como seguir desarrollándote profesionalmente, ¡inscríbete en nuestra career page!

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¡Sigue aprendiendo!