favicon witei

Cómo crear una landing page que CONVIERTA

Lo primero que tienes que saber es: todas las landings (o prácticamente todas) se crean con el objetivo de convertir leads. 

Y una landing bien optimizada aumenta la tasa de conversión en un 85%.

¿Qué es una landing page? 

Una landing es tu página principal y cualquier otra página de tu web. 

También son las páginas que se crean de forma específica para campañas de marketing.

Aunque no hay un fórmula concreta de cómo hacer landings. Hay elementos comunes que ayudan a convertir. 

Vamos a verlos. 

Estructura de una landing

Una landing se divide en dos: 

  • Encabezado: llamar la atención del lead.
  • Cuerpo: convencer al lead de comprar.

Encabezado

El encabezado tiene la función de llamar la atención del lead. Se compone de:

  1. Título: en el título se muestra el beneficio final que va a tener el cliente. Tiene que ser corto, llamativo y original.
  2. Subtitulo: seguro que te ha pasado. Te has metido en una landing y después de leerla no te has enterado qué es lo que ofrecen. Para eso, tienes el subtítulo. Escribe cuál es tu producto y que función tiene.
  3. Call to action: es la llamada a la acción. Normalmente verás: empezar prueba, empezar gratis o introducir un email para comenzar.

A cualquier persona, después de leer tu encabezado, le tiene que quedar claro qué es lo que haces.

Cuerpo

El cuerpo sirve para convencer al lead de que compre tu producto o servicio. Se compone de:

  • Hacer tu propuesta de valor concreta. Herramientas y beneficios.
  • Inspirar a la acción. Testimonios.
  • Atar los cabos sueltos. Preguntas frecuentes.
  • Repetir tu call to action. Oferta.

Herramientas y objeciones

Es hora de hablar de todas las herramientas y soluciones que ofreces. Vende a tu cliente usando tus herramientas. Empatizará más.

Un lead que se ve reflejado en tus textos, es más fácil de convertir.

Testimonios

Cada vez van teniendo más protagonismo. Cuántos más testimonios muestres mejor.

Pon un número exacto en el título de la sección. Poner números transmite más confianza.

Por ejemplo: más de 10.000 personas ya están usando (nombre del negocio)

Dado el gran número de servicios que hay es una forma de destacar y empatizar.
Cumplen dos reglas básicas:
1. “si lo usa mucha gente, será bueno, ¿verdad?” (Consenso)
2. «Vende a tu cliente usando tu producto» (Vendes el beneficio y no las funcionalidades

Preguntas frecuentes

Si conoces a tus clientes, sabrás cuáles son sus preguntas más frecuentes. Adelántate a ellos. Pon esas preguntas directamente en la landing.

Así acelerarás el proceso de conversión. Imagina todos los correos, llamadas o mensajes que puedes ahorrar con los leads.

Último Call to action

Termina con un último C2A que invite a la acción. Si el lead ha llegado hasta el final de la landing es porque está muy interesado. Usa una última frase gancho para terminar de convencerle.

Lleva tu landing page al siguiente nivel

Además de la estructura mencionada antes, hay algunos puntos más que debes tener en cuenta.

Ser transparente

Para convertir leads hay que transmitir confianza. Una de las mejores formas es siendo transparente.

Muestra tu producto con fotos, vídeos. En Witei por ejemplo, tenemos en nuestra landing un vídeo explicando todo el CRM.

Acompaña tus textos con imágenes.

Optimización SEO

Si es una landing fija. Es decir, que no sea para una campaña que dure un par de meses, que no se te olvide optimizarla para posicionar.

Piensa en cómo las personas te podrían encontrar en Internet. ¿Qué es lo que escribirían en Google para encontrar un producto cómo el tuyo?

Haz un listado con las 10 frases o palabras con las que te podrían encontrar. Analiza su tráfico y dificultad. Por último elige la keyword final con la que trabajar en tu web.

Escribe siempre pensando en tus clientes

Tienes que buscar siempre empatizar con tus clientes. Enfócate en sus problemas, necesidades, beneficios.

Olvídate del scroll infinito

Cada vez se hacen landing de producto más cortas en contenido. Y cada vez te encuentras con textos e ilustraciones más grandes y llamativas.

El visitante que va con prisa y tiene tiempo limitado ya no lee tanto. Está rodeado de miles de opciones de servicios ya no se para a leer y estudiar con detenimiento cada pagina.

Por eso, con una landing pequeña explicas las dos, tres ideas principales de tu producto para que sea fácil de leer y se pueda entender bien.

Hay que “ponérselo fácil” y “llevarle de la mano” para no agobiarle con toda la información. 😀

No dejes escapar a tus visitantes

Ten, siempre, una forma en la que el visitante pueda dejar su correo o comunicarte con vosotros. Por ejemplo, mediante un chat de atención al cliente, un formulario de registro.

Esta parte es muy bonita.

Recoges información del visitante, que luego guardas en tu CRM (como el de Witei 😉).

Con su información, puedes meterle en campañas de marketing. Listas para convertirle.

¡Una última cosa!

No olvides que tu landing es tu carta de ventas. Piensa siempre en ¿Me ayudaría esto a vender si conociera al cliente en persona?

De hecho para probar que tu landing funciona. Léela en voz alta a alguna persona que conozcas (aunque si es un potencial cliente mejor). Es una práctica que te servirá para mejorar mucho tus texto y, por supuesto, para conocer mejor a tus clientes.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¡Sigue aprendiendo!