favicon witei

Plan de prevención de riesgos laborales de una empresa

La siniestralidad laboral es uno de los problemas más graves dentro de la empresas. Esto viene derivado de una inadecuada gestión y falta de cultura preventiva. Por ello, la prevención de riesgos laborales de una empresa constituye una obligación de todas las partes que trabajan en una empresa. 

Importancia

Un plan de prevención de riesgos laborales es aquel por el cual la empresa integra la actividad preventiva en sus instalaciones y gestión, estableciendo políticas de prevención de riesgos laborales. 

Estas se han de cumplir por todos los miembros que componen la empresa, siendo el empresario el encargado de poner todos los medios para evitar el mayor riesgo de accidente dentro de la empresa. 

Es tal la importancia de contar con un Plan de Prevención de Riesgos Laborales que es de obligatorio cumplimiento para todas las empresas, sean del tamaño que sean. 

Con un plan de prevención conoceremos todos los posibles riesgos que pueden surgir de nuestra actividad empresarial y poner medidas preventivas para evitar que ocurran daños que afecten a las personas, a bienes o al entorno. Además de poder establecer protocolos de actuación en situaciones de accidente laboral, siguiendo unos pasos para solventar dicho riesgo. 

persona trabajando con la prevención de riesgos laborales

¿Cómo gestionarla?

Para implementar un plan de prevención de riesgos laborales en la empresa existen dos vías dependiendo del tamaño de la compañía. Si hablamos de empresas de hasta 25 trabajadores, se puede gestionar de forma interna, pero si nos encontramos ante una empresa de más de 25 empleados habrá que contratar una empresa experta en gestión de prevención de riesgos laborales. 

Internamente

Para implementar esta variedad de gestión del plan de prevención como hemos mencionado anteriormente, la empresa no ha de contar con más de 25 trabajadores y además no ha de desarrollar  las siguientes actividades:

  1. Actividades en inmersión bajo el agua.
  2. Trabajos con exposición a radiaciones ionizantes en zonas controladas.
  3. Producción de gases comprimidos, licuados o disueltos o utilización significativa de los mismos.
  4. Trabajos con exposición a sustancias o mezclas causantes de toxicidad aguda.
  5. Actividades en la industria siderúrgica y en la construcción naval.
  6. Actividades en que intervienen productos químicos de alto riesgo.
  7. Trabajos con exposición a agentes biológicos de los grupos 3 y 4.
  8. Trabajos que produzcan concentraciones elevadas de polvo silíceo.
  9. Actividades de fabricación, manipulación y utilización de explosivos, incluidos los artículos pirotécnicos y otros objetos o instrumentos que contengan explosivos.
  10. Trabajos propios de minería a cielo abierto y de interior, y sondeos en superficie terrestre o en plataformas marinas.
  11. Actividades en obras de construcción, excavación, movimientos de tierras y túneles, con riesgo de caída de altura o sepultamiento.

Para comenzar con el plan de prevención el empresario puede designar a un trabajador para que se ocupe de la realización de todo el plan de prevención de riesgos laborales en la empresa. Para que este empleado pueda desarrollarlo, ha de estar capacitado para ello. Esto quiere decir que, como mínimo han de contar con un curso básico en materia de prevención el cual le formará para poder desarrollar las funciones del cargo. Este curso es de 30 horas.Una vez realizado podrá dar de alta a la empresa en la plataforma del Ministerio del Trabajo y Economía Social, Prevención10. Esta es de uso bastante sencillo, donde se han de seguir todas las indicaciones según se va desarrollando para realizar el plan de prevención de riesgos.

Externamente

Para aquellas empresas que desarrollan alguna actividad dentro de los puntos anteriormente mencionados o que tienen más de 25 trabajadores, han de contratar un servicio de prevención ajeno.

La empresa con la que finalmente lo contraten, designará un técnico de prevención especializado en la materia para que lleve a cabo toda la gestión de riesgos laborales de su empresa, así como analizar y dar a cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa vigente.

¿Qué ha de realizar la empresa en materia de prevención?

Independientemente del número de empleados de la empresa, todo plan de prevención ha de contener los siguientes puntos:

  • Descripción de la estructura organizativa de la empresa, de la actividad que realiza y asignación de responsabilidades.
  • Hay que designar a un responsable en materia de prevención.
  • Realizar una evaluación de los riesgos que nos podemos encontrar en la empresa. Para ello se tienen en cuenta la probabilidad y el grado en el que se puede producir el daño (leve, medio o grave). Todo esto se desarrollará por cada puesto de trabajo dentro de la organización.
  • Se describirán las acciones preventivas que la empresa llevará a cabo en base a los resultados de la evaluación de riesgos. Siempre teniendo en cuenta la normativa vigente en materia de prevención.
  • Se deberá divulgar el plan de prevención de la empresa para que cualquier empleado pueda aplicar los protocolos de actuación. Para ello se le ha de prestar la formación, herramientas y medios pertinentes para llevarlo a cabo. 

Las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales son entidades colaboradoras de la Seguridad Social sin ánimo de lucro y se rigen por por la normativa de Seguridad Social (LGSS, Real Decreto 1993/1995). 

Se encargan de realizar la gestión de los procesos de las contingencias profesionales, es decir, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Para ello, reciben por parte de la Seguridad Social las cotizaciones por accidente de trabajo que pagan los empresarios por cada trabajador y parte de las cuotas pagadas por trabajadores y empresarios de contingencias comunes con esta última, las mutuas pueden hacer frente al coste derivado de bajas por enfermedad común, estas son todas aquellas que no están provocadas por un accidente laboral.

Además de ser las encargadas de realizar la gestión de las incapacidades temporales, abastecen a las empresas de material como botiquines y así solventar un pequeño accidente laboral de forma rápida o evitar que vaya a más. 

Ya hemos mencionado al inicio de este artículo que es de obligado cumplimiento la realización de un plan de prevención de riesgos laborales por parte del empresario. 

Por ello, el incumplimiento por parte de este en sus obligaciones en materia de prevención dan lugar a sanciones de responsabilidad administrativa, civil  y penal dependiendo de los daños y perjuicios que pueda derivarse del no cumplimiento de la norma.

¿Te ha gustado este artículo?

Entonces déjanos tu correo para enviarte el próximo y ser el primero en leerlo. Nunca más de 1 email a la semana.

Compartir en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¡Sigue aprendiendo!